Yo no: el descenso de los matrimonios se suma a los problemas demográficos de Japón

Yo no: el descenso de los matrimonios se suma a los problemas demográficos de Japón

Un número récord de jóvenes japoneses ha renunciado a casarse, según un estudio del gobierno, lo que supone un golpe a los esfuerzos por frenar la caída de la natalidad y la disminución de la población del país.

Una encuesta anual realizada por un grupo de expertos del gobierno muestra que el 17% de los hombres y el 15% de las mujeres de entre 18 y 34 años – aproximadamente uno de cada seis y uno de cada siete respectivamente – no tienen intención de casarse.

Otros datos muestran que la tasa de soltería a lo largo de la vida -el porcentaje de personas que nunca se han casado a los 50 años- es del 26% para los hombres y del 16% para las mujeres.

Las cifras son las más altas desde que el Instituto Nacional de Investigación sobre Población y Seguridad Social comenzó a realizar encuestas en 1982. Confirman una tendencia de larga duración, y aparentemente imparable, al descenso de las tasas de natalidad y matrimonio, lo que se traduce en una población cada vez más reducida y envejecida que puede quebrar las finanzas públicas a largo plazo.

El ritmo del declive demográfico está superando las ya sombrías predicciones de los organismos oficiales. En 1947 había 934.000 matrimonios en Japón. En el año 2000, su número se redujo a 798.000 y el año pasado a 501.000, un descenso del 20% respecto a dos años antes, una caída precipitada atribuible en parte a la pandemia de coronavirus.

La reticencia de los japoneses a casarse es un factor importante en su incapacidad para tener hijos. Japón está produciendo menos bebés que a finales del siglo XIX y la crisis demográfica resultante está amenazando la economía, la industria y el sistema de bienestar. La causa es la baja tasa de fertilidad de Japón, que es de 1,3 nacidos vivos por cada mujer a lo largo de su vida, frente al nivel de reemplazo de 2,1 necesario para mantener la población.

Las últimas cifras del gobierno japonés muestran que la población del país cayó por debajo de los 126 millones de habitantes el año pasado, un descenso de 726.000, equivalente a la población de Leeds. Esto se debió en parte a la pandemia y a las restricciones de viaje que impidieron la entrada de residentes extranjeros.

A traditional Japanese wedding. The decline in marriages is adding to a worrying population decline

La población de Japón alcanzó su máximo, de 128,1 millones, en 2008. Desde entonces ha perdido tres millones de personas y el descenso continúa. Los cálculos del instituto de investigación han predicho que la población caerá por debajo de los 100 millones en 2048, y a 87 millones en 2060.

Un tercio del país, más de 40 millones de personas, habrá desaparecido en poco más de medio siglo, y ahora parece que estos hitos se pasarán incluso antes.

A medida que la tasa de natalidad se reduce, la esperanza de vida aumenta, por lo que las finanzas del gobierno se enfrentarán a una crisis, ya que un número cada vez menor de contribuyentes jóvenes y trabajadores tiene que mantener una proporción cada vez mayor de personas mayores. A partir de 2030, se prevé que la escasez de mano de obra empiece a reducir el crecimiento económico en una media del 0,3% anual.

Otras investigaciones sugieren que los japoneses casados y no casados no tienen tantas relaciones sexuales como antes, y que una cuarta parte de los jóvenes son vírgenes. Entre las explicaciones de la falta de interés por el sexo se encuentran la mala calidad de la educación sexual y el declive de los casamenteros tradicionales, que solían concertar uniones entre jóvenes en edad de casarse.

Otros lo atribuyen a la costumbre de los jóvenes japoneses de socializar en grupo, lo que hace más difícil que hombres y mujeres se separen como parejas, y al aumento de los hikikomori, o reclusos sociales, que viven en casa y nunca salen.

Algunas investigaciones sugieren que gran parte del problema se reduce al dinero. Mientras que los salarios de los trabajadores varones han disminuido desde la «economía de burbuja» de los años 80, las investigaciones muestran que las expectativas de ingresos de las mujeres en una posible pareja siguen siendo irrealmente altas.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.