Nicole Kidman se pone cachas a los cincuenta años (yo también)


Prepotente. Realmente no hay otra palabra para describir el cuerpo de Nicole Kidman en la portada de Perfect Magazine. Que esa palabra tenga una connotación positiva o negativa depende de ti.
Kidman tiene 55 años. No es tanto que tenga el cuerpo de una mujer de la mitad de su edad, sino que tiene el cuerpo de una extraterrestre. Hay, a la vez, mucho (esos bíceps) y poco. No entiendo cómo los órganos internos necesarios encajan en su torso.
¿Acaso se consideran caderas? Recuerdo haber pensado eso cuando estaba detrás de la actriz australiana en la cola del National Theatre de Londres hace veinte años. (Lo sé. Tan cerca y tan lejos.) Eso no ha cambiado. Lo que ha cambiado es la musculatura. Kidman tiene ahora el tipo de definición que antes sólo se veía en una deportista.
Por supuesto, se puede debatir cuánto se ha mejorado fotográficamente. Cuando reveló aún más carne en la portada de Vanity Fair de este año con la microfalda de culto de Miu Miu y un crop top, se veía musculosa pero no del todo cebada por la WWE. Para esa sesión, la estilista británica Katie Grand, que también es editora de Perfect Magazine, dirigió la última encarnación de Kidman.
«Su cuerpo el día de la sesión de fotos de Perfect Magazine era una locura», dice Grand. «Se estaba preparando para un papel y había estado trabajando mucho la parte superior del cuerpo. En la imagen que creamos juntos parece una atleta, y un icono de la moda».
Kidman dio su opinión sobre el proyecto -que fue fotografiado por Zhong Lin y peinado por Robbie Spencer- en la entrevista que acompaña al artículo, realizada por Jason Campbell. «Como siempre digo, ‘voy a hacer lo que quiero’. Probablemente por eso congenio con los fotógrafos, ya que no estoy aquí para estamparme en ti, sino que tú te estampas en mí y para que crezcamos juntos. Vamos a jugar». Pues sí.
Ella es, sin duda, un espécimen extraordinario. Al igual que Madonna, que aunque haya cumplido 64 años este mes, sigue mostrando alegremente al mundo sus aductores vestidos de rejilla en la portada del último Paper Magazine. Reconozcamos también que hemos llegado a una etapa en el ciclo de las celebridades en la que lo que es o no es real parece ser cada vez más irrelevante.
Los peligros de esto se ponen de manifiesto en otra de las portadas de este mes, la de Linda Evangelista para el Vogue británico. Esta fue la primera aparición pública de la ex supermodelo desde que un procedimiento de congelación de grasa la dejó «brutalmente desfigurada», aunque no vimos mucho de ella, con la cara inmovilizada con «cinta y elásticos» y rodeada con una bufanda.
El hecho de que Evangelista hablara con franqueza de su trauma -y de las presiones sociales que la llevaron, junto con un número cada vez mayor de «normales», a ello- chocaba con las imágenes que se presentaban como (esa palabra de nuevo) perfectas. Su tratamiento la dejó «irreconocible», dijo, y por ello presentó una demanda. Sin embargo, irreconocible es lo que han hecho muchas celebridades que aparentemente son totalmente felices.
Cuando Kidman desfiló por la pasarela en el último desfile de alta costura de Balenciaga en París en julio, junto con Kim Kardashian -una creación viviente de Photoshop como pocas-, parecía que su razón de ser era su propia irrealidad, su «perfección» de autómata. Otros modelos de la línea tenían sus rostros borrados con escudos reflectantes. A este ritmo, el siglo XXV de Buck Rogers estará con nosotros el año que viene por estas fechas.
● Keith Urban: cómo mi mujer Nicole Kidman me salvó la vida
La determinación olímpica de estas celebridades de no mantener sino sobrealimentar su físico, ¿representa un triunfo frente al envejecimiento? Kidman ha dicho en el pasado que corre, gira, hace senderismo y hace yoga. El régimen de fitness de Madonna es una leyenda. ¿O es más bien un fracaso existencial? ¿Una renuencia delirante a deslizarse graciosamente hacia la vejez marcada por la celulitis?
Yo diría que hay un poco de ambas cosas. Especialmente si luego haces alarde de ello con tanta determinación. No voy a salir a la calle con la falda con cinturón de Diesel en un futuro próximo. Mis mallas de red se llevan con una falda lápiz, muchas gracias. Pero a los 50 años estoy en la mejor forma de mi vida hasta la fecha, con cierto margen. Y no puedo ni empezar a decir lo bien que me hace sentir estar en forma de grado A en lo que respecta a la fuerza y la flexibilidad.
Estar fuerte es sentirse más fuerte en general, que es la mejor manera que se me ocurre para abrazar mi sexta década. Siempre me ha molestado que el gimnasio se centre en el aspecto físico. (Por lo que leer no se ve, como no.) Por cortesía del yoga encontré una práctica que se trata de lo que puedes hacer. Gracias a mi más reciente obsesión por la postura de las manos, me he encontrado siguiendo en Instagram a notables especímenes físicos como @littletfitness y @raheltheamazon. Hacen que el contingente de la alfombra roja parezca un poco flojo.
Dicho esto, no sería sincero si no confesara mi amor por mis nuevos bíceps y tríceps. No hay mayor símbolo de estatus contemporáneo que unos agonistas y antagonistas esculpidos en la parte superior del brazo (búsquenlos en Google). Pregúntale a Michelle Obama, 58 años. O a la Reina Letizia de España, 49 años. O a Halle Berry, de 56 años. Incluso conozco a algunas conejitas del gimnasio que se han permitido un poco de lo que se llama contorno corporal cuando van a salir, en el que se broncean con spray para tener un físico aún más afinado.
● Un físico a prueba de edad: cómo conseguir el cuerpo de alguien 20 años más joven
No digo que la parte superior de mis brazos se acerque a los niveles de definición de Kidman, entre otras cosas porque hay una capa de pasteles y patatas fritas con la que los suyos probablemente no tienen que lidiar. Sin embargo, están notablemente tonificados. Mis hombros también se han desarrollado más. (¡¿Desarrollados?! ¿Qué me está pasando?) Todo esto significa que parezco un poco más Tarzán que Jane, en lo que creo que es una buena manera. No soy la única. Mis brazos y hombros son objeto de muchos comentarios estos días. Y no sólo eso, sino que he empezado a usar más las camisetas con chaleco que hace diez años. Es curioso. La sesión completa de Nicole Kidman y la entrevista aparecen en el tercer número de Perfect, «Perfect Celebration», otoño/invierno 2022, en los quioscos el 1 de septiembre, theperfectmagazine.com


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.